LA GORRA CORONADA

Descripción

La gorra coronada expresa una sensibilidad que venía operando desde hace tiempo capilarmente en los barrios y en la ciudad; publicita por arriba «la revancha» -ese espíritu que una vez gobierno vuelve recargado por abajo-, se mete en cada recoveco de la vida social, en cada esquina de los nuevos barrios, en los verdugueos laborales, en las conversaciones y hábitos cotidianos… Da luz verde y vía libre para el engorrarse, para los vecinos en banda, para la policía y la gendarmería (que se sienten como en «sus mejores épocas», con más guita, más estado de excepción para sus movidas), para los jefes y patrones, para los corazones ortivas que andan sueltos por la ciudad, para los Anti-todo, para todas esas fuerzas que el macrismo convoca a movilizarse en cada barrio contra los «mantenidos», contra las pibas que desafían mandatos sociales y culturales, contra los pibes que están a todo ritmo… En cada desborde – por mínimo que sea- hay una oportunidad para el engorramiento y el revanchismo.