Berlusconi o el 68 realizado

Autor/a y Categoría
  • Ensayo argentino
  • Perniola Mario
  • Las cuarenta

    Hacé tu pedido

    Descripción

    Las raíces históricas del espíritu del Sesenta y ocho residen, no en el leninismo, y menos aun en el marxismo, sino en otro filón del movimiento obrero y socialista que se expresó con máxima claridad en los textos del anarquista polaco Jan Waclaw Machajski. A su entender, los intelectuales constituían un enemigo de la clase obrera tan peligroso como el capitalismo. El odio en confrontación con el saber ya se había expresado durante la Revolución francesa en la famosa frase: La République n’a pas besoin de savants [la República no necesita sabios]. No piensa diferente Berlusconi cuando cree que cualquiera puede ejercer funciones de diputado, subsecretario y ministro y que solo depende decidirlo al interesado. Puede parecer sorprendente y hasta incongruente considerar a Berlusconi como aquel que realizó lo que el Sesenta y ocho sostenía. Y sin embargo para quien vivió desde adentro ese movimiento, no es difícil encontrar en él esa voluntad de potencia, ese triunfalismo disparatado, esa extrema determinación de desestabilizar toda la sociedad invadida por el Sesenta y ocho. Final del trabajo y la familia, desescolarización, destrucción de la universidad, desregulación de la sexualidad, contra-cultura, descrédito de las competencias médicas y derrumbe de las estructuras sanitarias, hostilidad contra las instituciones judiciales consideradas como represivas, vitalismo juvenil, triunfo de la comunicación masiva, olvido de la historia y presente espontáneo, todo eso, a esta altura, se hizo realidad. Con Berlusconi se cierra un periodo histórico iniciado en los sesenta, cuyas bases lógicas —la de pensar y la de actuar— fueron sustituidas por un sentir colectivo manipulado y delirante, lunático y extravagante.